viernes, 14 de diciembre de 2012

'Dequefobia'


La semana pasada hablé sobre el dequeísmo, que es un error muy común en el español. Sin embargo, de tanto escuchar que el dequeísmo es un error podemos caer en la ‘dequefobia’ o queísmo, que consiste en eliminar el preposición de antes del relativo que cuando su uso no solo es necesario sino obligatorio. Revisemos los casos más comunes relacionados con esta fobia.

En primer lugar, se usa la preposición de junto con el relativo que cuando siguen a verbos pronominales que necesitan obligatoriamente de la preposición, como arrepentirse, alegrarse, asegurarse, convencerse, acordarse, etc. Por ejemplo, es correcto decir ‘Ella se aseguró de que el invitado llegara a tiempo’ (y no ‘Ella se aseguró que...’) o ‘Me alegro de que todo haya salido bien’ (en lugar de ‘Me alegro que...’).

Por otro lado, al contrario del dequeísmo, que se da en expresiones regidas por el verbo ser, suele ocurrir queísmo en expresiones regidas por el verbo estar. Por ejemplo, se comete queísmo al obviar la preposición en expresiones como ‘Estoy segura que vendrás’ o ‘No estaba muy convencido que fuera lo correcto’. Como vemos, en estos casos algo no anda bien, nos hace falta la preposición. Tampoco se debe temer escribir de que en locuciones que lo requieran como a pesar de que, en caso de que, a fin de que, etc.

Para no caer en la ‘dequefobia’ y utilizar de que cuando sea necesario, se puede aplicar el mismo truco que se propuso para el dequeísmo: convertir la oración en pregunta. Por ejemplo: ‘No debes olvidarte de que mañana es su cumpleaños’. La pregunta queda así: ¿De qué no debes olvidarte? Así, vemos que la pregunta se responde fácilmente, por lo tanto no hay ningún error. Es simple, dejemos atrás los viejos miedos.