lunes, 23 de junio de 2008

Nutrición

Copio dos oraciones que encontré por ahí: 'Los jugadores turcos celebraron el paso a la semifinal ante un nutrido grupo de compatriotas que llegó al estadio' y 'En Chimbacalle se construye la nueva estación de ferrocarril, que congrega a un nutrido público quiteño'. Dos realidades distintas, dos errores iguales: nutrido.

Sin ponernos a hilar fino como para afirmar que talvez quien escribió estas oraciones quiso decir que, en efecto, tanto el grupo de turcos como el público quiteño habían comido lo suficiente y estaban sanos, debemos aceptar que ese adjetivo nutrido no cabe en las oraciones, pues lo correcto es que tanto los hinchas como los curiosos eran numerosos.

Probablemente este falso amigo, nutrido, proceda del francés 'nombreux', cuyo significado es abundante y está relacionado, en ese idioma, con nutrido. Efectivamente, incluso el adjetivo abundante calza en las oraciones: 'Los jugadores turcos celebraron (...) ante un abundante grupo de compatriotas' y '(...) La nueva estación de ferrocarril, que congrega a un abundante público quiteño'. No obstante, encaja mejor con nuestro uso el adjetivo numeroso.

Como vemos, nuestro español tiene mucha riqueza y muchas palabras propias como para caer en expresiones que pueden parecer hasta ridículas, como esta de nutrido.

2 comentarios:

EDU dijo...

Jaja, me imaginaba al nutrido público del estadio, pero nutrido de tanto comer guatita y las empanadas del estadio, jaja. Aunque había visto antes este adjetivo, lo había entendido pero sin caer en la cuenta del garrafal error. Gracias por recordarnos. Tu nutrido amigo, EDU

Petite dijo...

me gusta escribir... y lo hago mal porque solo me acompaña la buena voluntad... ¡jajaja!, pero te leeré seguido a ver si así mejoro algo