viernes, 20 de junio de 2008

Giros trascendentes

Es muy común encontrar expresiones como 'El partido dio un giro de 360 grados en el último minuto' o 'Mi vida ha dado un giro de 360 grados en el último año'. Por alguna razón extraña, casi nunca se cae en cuenta del error: '360 grados'.

Cuando damos un giro de 360 grados lo que sucede es que regresamos al mismo lugar de donde partimos, entonces el cambio no es trascendente porque al final no nos ha llevado a ninguna parte, solo a dar la misma vuelta. La situación cambia, sin embargo, cuando damos un giro de 180 grados, es decir, cuando nos ubicamos exactamente al frente de donde estuvimos antes. Pensemos en que estamos dando la vuelta al globo terráqueo: no es lo mismo salir de Quito y volver al mismo sitio (luego de dar una vuelta completa, de 360 grados) que salir de Quito y llegar a China (luego de dar una vuelta de 180 grados), este último sí que es un cambio radical.

En fin, hay matices así de pequeños que imprimen una gran diferencia en lo que queremos decir, es tan rico nuestro idioma.

2 comentarios:

Danilo dijo...

Es una pena que tanta gente piense que es inútil una preocupación mínima por el lenguaje. Con tu artículo demuestras lo contrario. ¡Cuánto pesan unas palabras bien dichas! Gracias y abrazos,

Petite dijo...

Cuando escucho lo de los giros trascendentales de 360º pienso lo mismo... y maléficamente no corrijo el error... jejeje!