miércoles, 19 de septiembre de 2007

Los fieles seguidores de Yoda

Casi siempre, cuando leo o escucho el lenguaje de los medios, y no solo de los medios sino de políticos, académicos y gente de a pie, no puedo evitar recordar al maestro Yoda, ¿lo recuerdan? Es ese jedi verde y orejón, extremadamente sabio y poseedor de la fuerza. Pero ¿qué tienen en común un sabio como Yoda con el lenguaje de los medios? Pues es obvio que no la sabiduría. Lo que tienen en común es la sintaxis.

¿La sintaxis? Pues sí, veamos. Yoda no habla bien el idioma de los humanos, porque no es un humano. Durante toda la saga se le van frases como: 'Te envío la fuerza toda yo' o 'Ha la guerra empezado' y muchas otras de ese estilo. Es lógico que Yoda no maneje bien la sintaxis del idioma porque no es su idioma. A todo esto, seguramente se preguntarán qué es la sintaxis. Es la parte de la gramática que se nos dice cómo se coordinan y se unen las palabras para construir oraciones y expresar ideas.

Yoda no maneja la sintaxis, ya lo hemos visto. Los medios tampoco. Es común leer frases como 'El quintal de harina a USD22 se oferta' o 'Sus hermanos lo tildaron de ladrón de gallinas a Luis'. Como diría Condorito: PLOP. Es absolutamente terrible encontrarnos con frases estructuradas de esa manera, es terrible y doloroso (sí, quizá piensen que estoy exagerando, pero cuando alguien trabaja con el español todos los días y lo ama, es doloroso ver cómo lo estropean sin piedad y públicamente).

La verdad, cuando encuentro expresiones así de groseras no puedo entender cómo es la lógica de la persona que las formula. La estructura básica de sintaxis en el español es muy simple: Sujeto-verbo-objeto. Si seguimos esta receta no hay por dónde perdernos. Veamos los dos ejemplos del párrafo anterior: 'El quintal de harina a USD22 se oferta'. Es obvio que no sigue nuestra fórmula básica. Vamos por partes: el sujeto es El quintal de harina. El verbo es se oferta. El objeto, en este caso circunstancial, es a USD22. Definitivamente no hay pierde, la oración correcta e inteligible es 'El quintal de harina se oferta a USD22', mucho más comprensible, ¿no?

Veamos el segundo ejemplo: 'Sus hermanos lo tildaron de ladrón de gallinas a Luis'. El sujeto es Los hermanos de Luis. El verbo: tildar. El objeto directo: Luis (pero por no repetir su nombre lo reemplazamos con el pronombre lo). Los objetos circunstanciales: de ladrón de gallinas. Entonces, la oración correcta sería: 'Los hermanos de Luis lo tildaron de ladrón de gallinas'. Mucho más simple, mucho más elegante.

En fin, Yoda ha sido absuelto por sus incoherencias sintácticas, al fin y al cabo es un jedi y todo el mundo le entiende. Pero ¿qué haremos con los errores sintácticos que se repiten con abrumadora frecuencia en los medios? No más leerlos, diría Yoda. Les más exigir, continuaría. Y que la fuerza nos acompañe.

1 comentario:

Soy Sofia Maror dijo...

Interesante post, din duda este personaje es el mejor. Es una lástima que en la nueva película ya no salga este personaje. Definitivamente con The Force Awakens, me llevé una gran sorpresa. Como espectadora que ha asistido a los estrenos de los films previos, que prácticamente ha crecido con la primera trilogía, sólo puedo decir que me he enfrentado a una sensación con doble filo. Por un lado, feliz de reencontrarme con los viejos personajes, de palpar a ratos el espíritu de los films originales, de sentir la fuerza correr por mis venas mientras disfrutaba de una más que brillante mezcla de efectos digitales y físicos (uno de los mayores aciertos del film); pero por otro estaba todo el rato por delante del film, sabiendo en cada momento lo que iba a pasar, algo que sólo debe estar destinado a los más que necesarios segundos visionados. Ejemplo: en cuanto Han Solo llama a su hijo, sabemos qué va a pasar, y el momento, aunque bien interpretado, no posee fuerza. Pero sería injusto acribillar la película por ser a ratos, demasiados, predecible y casi una fotocopia de los instantes de la película que lo empezó todo. Al final El despertar de la fuerza parece más una película nostálgica que funcionará como transición para la nueva etapa de Star Wars ahora bajo la administración Disney Studios.