jueves, 29 de enero de 2009

Usos

Hace algunos días encontré este letrero en la entrada a una reserva ecológica:
Lo que me llamó la atención del letrero fue la palabra uso, me pareció que estaba fuera de lugar, porque ¿cuáles son los usos que damos al licor? ¿Acaso estará prohibido usar el licor para curar heridas a falta de otro tipo de desinfectante? ¿Estará prohibido usar el licor para prender fogatas? ¿Estará prohibido usar el licor por si a alguien se le ocurre hacer una limpia? ¿Se prohíbe el uso de licor para volver en sí a un desmayado? ¿O, simplemente, se prohíbe el consumo de licor? Me parece que por ahí va la cosa, lo que pretendía decir quien mandó a poner el letrero era que se prohibía que cualquier persona que ingrese a la reserva consuma licor.
Es muy común en en el lenguaje recurrir a la primera palabra que se nos ocurre sin buscar aquellas que tengan aquel matiz correcto para hacer más claro lo que queremos comunicar.

2 comentarios:

EDU dijo...

Lo que pasa es que por intentar que la frase quede bien o al menos suene bien, nos sale el tiro por la culata y queda pésimo. En todo caso el uso de licor es buenísimo si se sabe cómo, cuándo y con quien, jeje.

María del Pilar Cobo dijo...

Edu, gracias por visitarme. Tienes razón, a veces queremos que las frases parezcan más 'sofisticadas' y terminamos arruinando todo. Un sbrazo